25 imágenes por segundo valen más que 1.000 palabras. El vídeo es nuestra herramienta para explicar tu historia. Como decía Stanley Kubrick, si puede ser escrito o pensado, puede ser grabado.